Menu Principal:

GRUPO DE MATRIMONIOS DE NUESTRA SEÑORA DE EUROPA


Vaya al Contenido

Enero 11

Reunión del sábado 8 de enero de 2.011

Proclamar, enseñar y sanar

Dirigido por D. Lucas Berrocal de la Cal
Asisten 36 personas de 19 matrimonios.

ENCUENTRO DE MATRIMONIOS

III Domingo del tiempo ordinario, ciclo “A”: Proclamar, enseñar y sanar


Isaías 9,1-4
Después de la muerte de Salomón en el 933 a.C., la unidad de Israel se rompió. Incluso llegó a hablarse del cisma de Israel. El reino del norte, es llamado Israel, que , y su capital es Samaría, y el del sur, es llamado Judá, cuya capital es Jerusalén.
Isaías predicó en el reino del sur pero curiosamente todos los lugares mencionados aquí, pertenecen al reino del Norte: Zabulón, Neftalí, la ruta del mar, el país del Jordán, la Galilea, Madian…El imperio dominante era el Asirio con su capital Nínive. Es a esta época a la que Isaías hace referencia: “El pueblo que marchaba en las tinieblas”; es una alusión a las columnas de deportados, humillados por el vencedor; física y moralmente en tinieblas. A estas tres regiones son a las que Isaías promete un cambio radical de situación. Un poco más adelante Isaías dice: “Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado” y concluye: “Él será príncipe de la paz”. Cualquiera sean las tinieblas del hombre, Dios no falla; por eso hay que mantener viva la esperanza sobre todo mal y particularmente, sobre el secuestro. Del secuestro debe surgir la vida.

Mateo 4,12-23
Después de la excelente genealogía de Mateo, seguida por el anuncio del ángel en sueños a José, citando a Isaías, “Una virgen concebirá un hijo a quien le pondrá por nombre Emmanuel (Dios con nosotros), sigue el cumplimiento de lo anteriormente prometido: la visita de los magos, la huída a Egipto, la masacre de los inocentes de Belén, el retorno a Egipto, la instalación en Galilea, la predicación de Juan Bautista, el bautismo de Jesús, las tentaciones.
Ahora, Mateo cita a Isaías para mostrar cómo es la ubicación de Jesús en Cafarnaúm. Esta ciudad hace parte de Galilea, al borde del lago de Tiberíades. ¿Por qué Mateo precisa que está en territorio de Zabulón y Neftalí? Porque a partir de estas tribus ubicadas en Galilea, la salvación de Dios se ofrecerá a todas las naciones. Mateo nos irá mostrando la vida de Jesús bajo la persecución, pero también la victoria contra el mal.
Ahora el Reino comienza a estar no sólo en palabras sino en actos: “Jesús recorría toda la Galilea enseñando en las sinagogas y proclamando la buena nueva del Reino, curando toda enfermedad y mal en la gente”.
Con este fin Jesús va comprometiendo gente, bajo el nombre de “pescadores de hombres”. El primer acto de Jesús, según Mateo, no es un milagro sino una “llamada”. Esta aventura que llamamos la Iglesia, empieza con un simple llamado a unos pescadores desde su propia vida e historia, no en una fiesta religiosa o una actividad espiritual, sino en el corazón de su vida profesional llamada pesca. Jesús continúa llamando, pero sin duda hoy, hay más dificultad para escuchar, y mayores obstáculos para seguir. Los primeros llamados respondieron de una manera inmediata e incondicional. ¿Y nosotros qué? ¿No es apasionante, cómo Jesús dedica la vida a proclamar, enseñar y sanar?

Las vocaciones. Es cierto que toda sequía vocacional es una prueba, pero no es menos cierto que constituye un mal para la comunidad y un grave daño para la sociedad. Nunca la falta de un bien necesario es una situación de gracia, aunque el Espíritu quiera decirnos y movernos por la falta de vocaciones. Hay que remover los temores a hacer propuestas concretas de vocación y opciones sacerdotales y religiosas. Una Parroquia nutrida por la Palabra, la Eucaristía y una buena pastoral, sobre todo familiar, está preparada para que el Espíritu suscite en su seno carismas diversos que refuercen su vigor y ofrezcan valiosos servicios al mejoramiento de la sociedad.

Finalizamos haciendo peticiones personales y dando gracias a Dios.


GLORIFICAD A DIOS CON VUESTRA VIDA

Regreso al contenido | Regreso al menu principal