Menu Principal:

GRUPO DE MATRIMONIOS DE NUESTRA SEÑORA DE EUROPA


Vaya al Contenido

Unidad cristianos

VIGILIA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS
21 de enero de 2.009

Exposición del Santísimo: El Señor nos llama y nos reúne.

Ezequiel 37,15-28


El Señor me dirigió la palabra: En cuanto a ti, hijo de hombre, toma una vara y escribe en ella: "Judá y los israelitas asociados a él". Toma otra vara y escribe en ella: "José, vara de Efraín y todos los israelitas asociados a él". Júntalas después de modo que, cuando las agarres, parezcan una sola vara. Y, cuando tus compatriotas te digan: "¿No nos vas a decir qué es eso que tienes ahí?", les responderás: "Esto dice el Señor Dios:
V
oy a tomar la vara de José, que está en la mano de Efraín, y a las tribus de Israel asociadas a él y pondré encima de ellas la vara de Judá: así los convertiré en una sola vara; serán una sola cosa en mi mano". Sujetarás con la mano las varas en las que has escrito, de modo que las vean, y les dirás: Esto dice el Señor Dios: Voy a recoger a los israelitas de entre las naciones por las que han vagado, los reuniré de los países limítrofes y los traeré a su tierra. Los convertiré en una nación en el país, en los montes de Israel y seré para todos un rey único; no volverán a ser dos naciones ni se escindirán de nuevo en dos reinos. No volverán a contaminarse con sus ídolos, sus imágenes y sus crímenes; los pondré a salvo de las infidelidades que cometieron y los purificaré. Ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios. Mi siervo David será su rey: será un único pastor para todos ellos; se conducirán según mis leyes y respetarán y cumplirán mis normas. Se instalarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, donde estuvieron instalados vuestros antepasados; en ella vivirán siempre ellos, sus hijos y sus nietos, y mi siervo David será su príncipe para siempre. Haré con ellos una alianza de paz, que será para ellos una alianza eterna, y haré que se multipliquen. Pondré mi santuario en medio de ellos para siempre; mi morada estará junto a ellos. Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Las naciones reconocerán que yo soy el Señor, que santifico a Israel, cuando mi santuario esté en medio de ellos para siempre.


Cántico (Jeremías 31) : El Señor bendice a su pueblo con la paz.

Efesios 4,1-6


Hermanos: Yo, el prisionero por Cristo, os ruego que andéis como pide la vocación a la que habéis sido convocados. Sed siempre humildes y amables, sed comprensivos; sobrellevaos mutuamente con amor; esforzaos en mantener la unidad del Espíritu, con el vínculo de la paz. Un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una sola es la meta de la esperanza en la vocación a la que habéis sido convocados. Un Señor, una fe, un bautismo. Un Dios, Padre de todo, que lo trasciende todo y lo penetra todo, y lo invade todo. Bendito sea por los siglos de los siglos. Amén.

Canto meditativo: Un solo Señor.

Juan 17, 20-26

Juan para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también lo sean en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado. También les di a ellos la gloria que me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno: yo en ellos y tú en mí, para que sean completamente uno, de modo que el mundo sepa que tú me has enviado y los has amado como me has amado a mí. Padre, éste es mi deseo: que los que me confiaste estén conmigo, donde yo estoy y contemplen mi gloria, la que me diste, porque me amabas antes de la fundación del mundo.

Canto meditativo: Donde hay caridad y amor, allí está el Señor.

Preces: Kyrie, elesion.

Bendición y reserva: Ubi caritas et amor, Deus ibi est.



GLORIFICAD A DIOS CON VUESTRA VIDA

Regreso al contenido | Regreso al menu principal